Kléber Monlezun Cunliffe
Abogado Penalista


CONCESIONES MINERAS - LEGITIMACIÓN ACTIVA - ACCIÓN DE NULIDAD DE LA CONCESIÓN MINERA - RECURSO DE APELACIÓN - RECHAZO DEL RECURSO

 


Partes: Cosayach S.A. c/ Soquimich S.A. s/ Pertenencia minera - Interés para accionar

Tribunal: Corte de Apelaciones de Iquique

Sala: Primera

Fecha: 1-ago-2012

Cita: ROL277-12, MJJ32785

Producto: Microjuris

Carece de veracidad lo argumentado por la demandada en cuanto a la extinción y cancelación de un estacamento salitral, pues éste se encuentra legalmente vigente y ha sido abarcado por la pertenencia minera de la demandada, tal como fuera constatado y reconocido por el tribunal de primer grado.


 

 

Doctrina:

1.- Corresponde rechazar el recurso de apelación interpuesto en contra de la sentencia que acogió parcialmente la demanda de nulidad intentada, ya que a su respecto, se reúnen todos y cada uno de los requisitos que al efecto establecen los artículos 95 y siguientes del Código de Minería, y en especial el relativo al interés para accionar, el que consiste en la necesidad de hacer cesar los efectos del acto nulo, para hacer desaparecer la lesión patrimonial efectiva que está experimentando quien pretende ejercer la acción de nulidad, circunstancia que a todas luces concurre en el caso sub-judice.

2.- La cancelación de la inscripción, ordenada en la sentencia dictada en los autos sobre prescripción extintiva, sólo alcanzó a una de las propiedades salitrales, no extendiéndose los efectos relativos del fallo a las restantes de propiedad de la demandante y que no fueron objeto de tal declaración. En efecto a la fecha en que se dictó la sentencia apelada, y aún a esta data, el estacamento salitral, se encuentra plenamente vigente, concurriendo a su respecto entonces, el interés del actor para demandar de nulidad, en los términos del artículo 97 del Código de Minería, además de considerar que, sobre ellos también se acreditó la existencia de superposición por parte de las pertenencias mineras de la demandada, tal como aparece en el laudo recurrido, concurriendo a su respecto los requisitos establecidos en el artículo 95 N° 7 del Código ya citado.

3.- No resulta procedente, haciendo una aplicación irrestricta de las normas sobre la propiedad raíz, privar a la demandante de su derecho de dominio existente sobre los estacamentos salitreros, toda vez que, la cancelación de la inscripción referida, sólo produce efectos respecto de solo uno de los estacamento, cuya extinción fuera declarada judicialmente, no alcanzando a las restantes propiedades salitrales cuya existencia no fuera puesta en duda por el fallo citado. Sostener lo contrario implicaría una privación ilegal y arbitraria del derecho de propiedad sobre estos estacamentos cuyo dominio no fue alcanzado por los efectos relativos de la sentencia dictada, más aún si no nos encontramos ante alguna de las hipótesis que, para este efecto, regula el constituyente en el N° 24 del artículo 19 de la Constitución Política de la República.

4.- Debe ser rechazada la pretensión planteada en forma subsidiaria por la demandada, esto es, que sólo puede declararse la nulidad de las pertenencias que aparezcan afectadas por superposición, siendo necesario que el actor pruebe cuáles son aquellas que efectivamente están superpuestas. Para ello se tiene presente que se demostró la efectividad de que la concesión minera de explotación de la demandada abarca terrenos ya comprendido por las propiedades mineras de la actora. Luego, no es efectivo que el conflicto a dirimir sea si se debe declarar la nulidad de todas y cada una de las pertenencias mineras, pues siempre el tribunal consideró en forma singular la pertenencia del demandado, sin que el primero hubiese esbozado siquiera, en alguna de las etapas del largo proceso que nos ocupa, la defensa o tesis que ahora levanta.

5.- Cabe considerar lo establecido en el artículo 98 del Código de Minería, que concede al demandado cuya concesión de explotación ha sido anulada, el derecho a corregir el acta y el plano de mensura de la pertenencia, cuando los fundamentos de hecho de la sentencia que haya declarado la nulidad así lo permitan, por lo que debe entenderse que la concesión es una sola y constituye por tanto una unidad, de suerte que de existir una parte de la concesión que no se encuentra superpuesta con aquella en que se funda la acción de nulidad, una vez hechas las correcciones del caso, con las exigencias y limitaciones que la norma indica, deberá su titular obtener una sentencia constitutiva y proceder a su inscripción.

 

Fallo:

IQUIQUE, 1 de agosto de 2012.

VISTO:

Se reproduce la sentencia apelada, en su parte expositiva, considerandos, y citas legales.

Y TENIENDO, ADEMÁS, PRESENTE:

PRIMERO: Que en la sentencia de primer grado, el tribunal concluyó que de los tres estacamentos salitrales invocados por la demandante como fundamento de su acción de nulidad, sólo mantenían su vigencia los denominados "Aurora, Incurables y Otros" y "Mercedes", y sobre la base de la vigencia de los referidos estacamentos salitrales, y encontrándose demostrada la superposición denunciada, esto es, que la concesión de explotación denominada "Asturia 9 del 1 al 30 reducidas en la mensura a 20", de propiedad de la demandada, se constituyó abarcando parte de los terrenos comprendidos por las pertenencias de la demandante, a saber, los estacamentos salitrales ya mencionados, accedió a la demanda de nulidad de la concesión minera de la demandada, ordenando la cancelación de las inscripciones de su sentencia constitutiva y de su acta de mensura.

SEGUNDO: Que en su escrito de apelación, y también en esta instancia, la demandada sostiene que todos los estacamentos salitreros de la demandante se encuentran extinguidos, lo que ha sido declarado en juicio seguido ante el Juzgado de Letras de Pozo Almonte, bajo el Rol N° 36.838, por sentencia que se encuentra ejecutoriada, procediéndose a la cancelación total de la inscripción que los amparaba, citándola al efecto.

Aduce que de lo anterior se sigue que al haber cesado la posesión inscrita del demandante, éste ha perdido todo interés en el juicio, interés que es consustancial al proceso, ya que se trata de la pérdida del objeto del litigio, de manera que han desaparecido los presupuestos fácticos esenciales que considera la causal de nulidad de concesión minera que consagra el N° 7 del artículo 95 del Código de Minería, y en ese evento, no procede acoger ningún aspecto de la acción intentada, debiendo disponerse la revocación del fallo.

TERCERO: Que la demandada, a fin de probar sus asertos, acompañó en segunda instancia los siguientes documentos:

a) Copia de la inscripción de fojas 683 N° 368 del Registro de Propiedad del Conservador de Minas de Pozo Almonte, del año 2002, referida al estacamento salitral denominado "Oficinas Amelia y Aurora", en que se indica la extinción del mismo, según anotación marginal de 28 de julio de 2009.

b) Sentencia de 3 agosto de 2004, dictada en causa Rol N° 36.838 del Juzgado de Letras de Pozo Almonte, que acoge la prescripción extintiva de la acción de nulidad.

c) Sentencia de 23 de abril de 2007, dictada por la Corte de Apelaciones de Iquique, que confirma el fallo señalado anteriormente.

d) Sentencia de 29 de septiembre de 2009, de la Excma. Corte Suprema, que rechaza recurso de casación en el fondo, promovido en contra de la sentencia antes mencionada.

e) Sentencia de 2 de junio de 2009, del Tribunal Constitucional, que rechaza el requerimiento de inaplicabilidad promovido por el demandado de prescripción extintiva de la acción de nulidad, relativo al inciso tercero del artículo 96 del Código de Minería.

f) Imágenes impresas emanadas del Catastro On Line del Servicio Nacional de Geología y Minería, con fecha 20 de junio de 2012, referidas a las pertenencias mineras "Asturia 9 del 1 al 20", de su propiedad.

g) Croquis o plano de sobreposición, emanado del mismo Servicio, de fecha 28 de diciembre de 2009, en el que aparecen las pertenencias mineras antes mencionadas, sin abarcamiento ni superposición con los estacamentos salitrales de la actora.

CUARTO: Que del análisis y valoración de la documental aportada en esta instancia, debidamente ponderada de igual modo en el fallo en alzada, se desprende que, conforme al tenor de la sentencia cuya copia rola a fojas 558, ésta, acogiendo la acción interpuesta por la Sociedad Química y Minera de Chile S.A., declaró en su parte resolutiva, la prescripción extintiva de la acción de nulidad que correspondía a la demandada por no haber sido ejercida dicha acción dentro del plazo legal, y, consecuencia de ello, declaró la extinción total del estacamento salitral denominado "Oficina Amelia", ordenando cancelar la inscripción del referido estacamento, rolante a fojas 683 N° 368 del Registro de Propiedad del Conservador de Bienes Raíces de Pozo Almonte, correspondiente al año 2002, ordenándose, en su decisión 5°, oficiar al Sernageomin a fin de que se excluya el estacamento salitral mencionado del Catastro y Registro Nacional de Concesiones Mineras.

Por otro lado, de la copia de la inscripción de fojas 683 N° 368 del Registro de Propiedad del Conservador de Minas de Pozo Almonte, del año 2002, aparece que ésta comprende, además del estacamento mencionado en el párrafo precedente, los denominados "Oficina Aurora", los Estacamentos "Incurable y Libertad", "Ascensión de Loayza" y "Compañía de Negreiros".

De igual forma, según se lee de la anotación marginal existente en el documento analizado, de fecha 28 de julio de 2009, la inscripción del centro fue cancelada por resolución dictada en los autos Rol N° 36.838, del Juzgado de Letras de Pozo Almonte, la que posteriormente, con fecha 14 de septiembre del mismo año, fuera complementada indicándose que la sentencia dictada en la referida causa, declaró la extinción total del estacamento salitral denominado "Oficina Amelia"

QUINTO: Que, conforme la reseña efectuada precedentemente, tenemos que la cancelación de la inscripción referida en el considerando anterior, ordenada en la sentencia dictada en los autos sobre prescripción extintiva tantas veces mencionado, sólo alcanzó a la propiedad salitral denominada "Oficina Amelia", no extendiéndose los efectos relativos del fallo a las restantes propiedades salitrales de propiedad de la demandante y que no fueron objeto de tal declaración.

Y fue precisamente esto lo que, a criterio de estos juzgadores entendió la recurrente al accionar en aquél juicio a fin de que se declarara prescrita extintivamente la acción de nulidad que protegía a la "Oficina Amelia", sin hacer alusión alguna en relación a los restantes estacamentos aludidos precedentemente, solicitud que fuera acogida por el tribunal a quo.

SEXTO: Que, asimismo, requerido informe por el sentenciador de primera instancia al Sr. Conservador de Bienes Raíces de Pozo Almonte, el que se encuentra agregado a fojas 508, aparece que dicho auxiliar de la administración de justicia manifestó que mediante sentencia definitiva dictada en los autos Rol N° 36.838 del Juzgado de Letras de Pozo Almonte fue cancelado el Estacamento Amelia, quedando vigente el Estacamento Aurora.

SÉPTIMO: Que, según lo razonado, es posible arribar a la conclusión de que, a la fecha en que se dictó la sentencia apelada, y aún a esta data, el estacamento salitral denominado "Aurora, Incurables y Otros (Segunda Parte de Compañía de Negreiros)", se encuentra plenamente vigente, concurriendo a su respecto entonces, el interés del actor para demandar de nulidad, en los términos del artículo 97 del Código de Minería, además de considerar que, sobre ellos también se acreditó la existencia de superposición por parte de las pertenencias mineras de la demandada, tal como aparece en el laudo recurrido, concurriendo a su respecto los requisitos establecidos en el artículo 95 N° 7 del Código ya citado.

OCTAVO: Que, en tal sentido, no resulta procedente, haciendo una aplicación irrestricta de las normas sobre la propiedad raíz, privar a la demandante de su derecho de dominio existente sobre los estacamentos salitreros "Aurora, Incurables y Otros" y "Mercedes", toda vez que, como se señalara en los considerandos precedentes, la cancelación de la inscripción referida, sólo produce efectos respecto del estacamento denominado "Oficina Amelia", cuya extinción fuera declarada judicialmente, no alcanzando a las restantes propiedades salitrales cuya existencia no fuera puesta en duda por el fallo tantas veces citado.

Sostener lo contrario implicaría una privación ilegal y arbitraria del derecho de propiedad sobre estos estacamentos cuyo dominio no fue alcanzado por los efectos relativos de la sentencia dictada en los autos tantas veces citados en esta sentencia, más aún si no nos encontramos ante alguna de las hipótesis que, para este efecto, regula el constituyente en el N° 24 del artículo 19 de la Constitución Política de la República.

NOVENO: Que por lo dicho precedentemente, carece de veracidad lo argumentado por la demandada en cuanto a la extinción y cancelación del estacamento salitral "Aurora", el que se encuentra legalmente vigente y ha sido abarcado por la pertenencia minera de la demandada, tal como fuera constatado y reconocido por el tribunal de primer grado.

DÉCIMO: Que, así las cosas, sólo cabe concordar con lo razonado por el juez a quo, al momento de acoger parcialmente la demanda de nulidad intentada por la Sociedad Contractual Minera Virginia, ya que a su respecto, se reunían todos y cada uno de los requisitos que al efecto establecen los artículos 95 y siguientes del Código de Minería, y en especial el relativo al interés para accionar, el que, tal como lo ha entendido la doctrina "consiste en la necesidad de hacer cesar los efectos del acto nulo, para hacer desaparecer la lesión patrimonial efectiva que está experimentando quien pretende ejercer la acción de nulidad", circunstancia que a todas luces concurre en el caso sub-judice.

UNDÉCIMO: Que, por otra parte, y en relación a la extinción del estacamento salitral denominado "Mercedes", sólo basta señalar que no se acreditó debidamente su extinción, durante el transcurso del procedimiento, existiendo por el contrario, antecedentes que para el juez a quo, eran suficientes para acreditar su existencia jurídica y la superposición que le afectaba de parte de la pertenencia minera de propiedad de la recurrente, argumento que incluso bastaría para rechazar cada una de las alegaciones contenidas en el re curso de apelación interpuesto por carecer el arbitrio interpuesto del agravio exigido para su procedencia.

DUODÉCIMO: Que finalmente, también será rechazada la pretensión planteada en forma subsidiaria por la demandada, esto es, que sólo puede declararse la nulidad de las pertenencias que aparezcan afectadas por superposición, siendo necesario que el actor pruebe cuáles son aquellas que efectivamente están superpuestas. Para ello se tendrá presente que conforme a lo expuesto en el respectivo auto de prueba, uno de los puntos fijados fue "Efectividad de que la concesión minera de explotación "Asturia 9 del 1 al 30, reducidas en la mensura a 20" de la demandada abarca terreno ya comprendido por las propiedades mineras de la actora "Amelia (Quinta Sección), "Aurora, Incurables y Otros (Segunda parte de Compañía de Negreiros) y "Mercedes", situación fáctica que se demostró en el curso de la causa, por medio del informe pericial de fojas 399 y con lo expuesto por el Servicio Nacional de Geología y Minería, en su oficio aparejado a fojas 472, donde señala que las pertenencias del demandante se encontraban abarcadas por las pertenencias de propiedad de la demandada.

Luego, no es efectivo que el conflicto a dirimir sea si se debe declarar la nulidad de todas y cada una de las pertenencias mineras denominadas "Asturia 9", pues siempre el tribunal consideró en forma singular la pertenencia del demandado, sin que el primero hubiese esbozado siquiera, en alguna de las etapas del largo proceso que nos ocupa, la defensa o tesis que ahora levanta.

DECIMOTERCERO: Que en consecuencia, se trata de una situación que no se encuentra respaldada en ninguno de los antecedentes probatorios incorporados al juicio, en términos que pueda determinarse, con la precisión y exactitud que requeriría un experto en la materia, cuáles son las pertenencias de la demandada individualmente consideradas, al no haber rendido dicha parte probanzas de ninguna especie dirigidas a tal finalidad, no siendo conducente a ello los planos, croquis e imágenes que acompañó en esta instancia, pues no dan cuenta de la individualidad de las pertenencias mineras de su propiedad.

DECIMOCUARTO: Que también cabe considerar lo establecido en el artículo 98 del Código de Minería, que concede al demandado cuya concesión de explotación ha sido anulada, el derecho a corregir el acta y el plano de mensura de la pertenencia, cuando los fundamentos de hecho de la sentencia que haya declarado la nulidad así lo permitan, por lo que debe entenderse que la concesión es una sola y constituye por tanto una unidad, de suerte que de existir una parte de la concesión que no se encuentra superpuesta con aquella en que se funda la acción de nulidad, una vez hechas las correcciones del caso, con las exigencias y limitaciones que la norma indica, deberá su titular obtener una sentencia constitutiva y proceder a su inscripción.

De igual forma, la jurisprudencia de la Excma. Corte Suprema ha estimado sobre el punto, a propósito de un juicio sobre prescripción extintiva de la acción de nulidad, que "Que, de acuerdo al artículo 2º del Código de Minería, la concesión minera es un derecho real e inmueble, que puede ser de exploración o de explotación. La concesión de explotación se denomina también pertenencia. La concesión es una sola, constituye una unidad, de manera tal que no es posible pretender que parte de ella subsista no obstante existir, como en este caso, una superposición parcial; si bien el inciso final del artículo 96 antes citado establece que la prescripción de la acción de nulidad no provocará la extinción de la concesión del titular de la acción prescrita, en la parte no superpuesta, agrega que se aplicará lo previsto en el artículo 98, en lo que sea pertinente, permitiéndole así al titular de la concesión que se extinguió, corregir la solicitud de sentencia y el acta y plano de mensura de la pertenencia, con las exigencias y limitaciones que allí se indica. De la lectura de esta disposición es posible advertir que una vez hechas las correcciones deberá obtener una sentencia constitutiva y proceder a su inscripción".

Todo lo anterior encuentra asidero en el hecho que no pueden existir dos títulos constitutivos, por lo que se obliga a la determinación, a través de una intervención técnica, de los aspectos esenciales de la concesión de explotación, en la parte que no existía superposición.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 95, 97 y 233 del Código de Minería y 186 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, SE CONFIRMA la sentencia apelada de veinticinco de abril de dos mil once, escrita desde fojas 519 a fojas 525.

Regístrese y devuélvanse.

Redacción del Ministro Erico Gatica Muñoz.

Rol I. Corte Nº 277-2012.

Pronunciada por los Ministros Sr. ERICO GATICA MUÑOZ, Srta. MIRTA CHAMORRO PINTO y el Fiscal Judicial Sr. JORGE ARAYA LEYTON. No firma la Ministro Srta. Chamorro no obstante haber concurrido a la vista de la causa y acuerdo del fallo por encontrarse ausente haciendo uso de feriado legal. Autoriza don PEDRO URDANIVIA PORCEL, Secretario Subrogante.

En Iquique, a uno de agosto de dos mil doce, notifiqué por el estado diario la sentencia que antecede.






Kléber Monlezun Cunliffe.
Abogado.
Kleberm@lmoabogados.cl

Kléber Monlezun Cunliffe
Abogado
Lillo, Monlezun & Orrego Abogados S.A.
kleberm@lmoabogados.cl
Teléfono: (56) 2-3663900
Fono fax: (56) 2-3670716
Código Postal: 8320221
Miraflores 113 Of. 81
Santiago - Chile
www.klebermonlezun.cl
www.lmoabogados.cl
www.djp.cl
www.responsabilidadpenaldelaempresa.cl
www.abogadosredchile.cl
www.abogadosenred.cl
www.delitoambiental.cl

© 2011


Teléfono: (56) 2-3663900 Miraflores 113 Oficina 81, Santiago Chile